viernes, 27 de agosto de 2010
Son 9 horas yendo rápido, es camino de travesía donde el único color que se atreve a sobrevivir es el marrón, donde áridas estepas e inmensos secarrales antaño fueron grandes pastos donde los cereales dominaban. Son 9 horas de viajes que para poder aprovechar y rentabilizar debes partir con los ojos aún cerrados y la fría compañía de la botella de coca-cola, son horas en las que las graves voces de la mañana ensombrecen aún más el atisbo de amanecer. Kilómetros y kilómetros de trayecto en los cuales añoras las nubes de contaminación y las torres de edificios, aquellas que con su sombra acogen tiendas y centros comerciales que puedan calmar las elevadas temperaturas que el aire del coche solo puede atenuar. Son 40ªC a la sombra en los que apenas animales se atreven a exponerse y los que lo hacen es solo para respostar combustible.




Cuando el único entretenimiento para tan ardua migración es el fotografiar los paneles de las 9 provincias que atravesamos o conversaciones paisajistas sobre los grandes artefactos expuestos al viento, las horas se hacen interminables y sueñas con llegar a las grandes concentraciones de transito que alberga la M-40 lo que indicará la mitad del camino y donde aprendí que no solo se puede adelantar por la izquierda si no que a ineptos conductores que van a 100 kilómetros la hora y circulan por el segundo carril de la izquierda en una autovía de 4, se les puede también adelantar por su derecha.

Red de carreteras de España y Portugal 2006 es lectura obligatoria para advertir los pueblos venideros y así romper con la monotonía de un paisaje donde lo mas llamativo es sonreír con los innumerables nombres de viaductos, ríos, arroyos y demás trazos de agua.

Sin ganas ya de mirar al horizonte y con las piernas encogidas parece que se empieza a reconocer el color verde en la lejanía, un cambio drástico que siempre viene acompañado de un descenso realmente acogedor de la temperatura, por algo alguien dijo alguna vez que el verde es el color de la esperanza. Mantos cada vez más frondosos de un color entre verde y rosa intenso que captan la atención de hasta el menos biólogo existente, carreteras que curvan su paso al atravesar montes y montañas y ciervos galantes “entriangulados” que nos advierten de que algo empieza a cambiar y no tardamos en darnos cuenta. ¿Quien dijo bosques? ¿Quien dijo espacios naturales? ¿Alguien dijo incendio? Que si dos, que si cuatro, que si de dos a cuatro, que si seis, ¿estamos locos? ¿Como puede la DGT quitar seis puntos a un humilde ciudadano que lo único que quiere es empolvarse los pulmones? ¡Que desfachatez! Pero...yo voy al norte y espero y exijo ver árboles. En fin así es la gente y no me extrañaría que fueran ellos los mismos que manejaban su vehículo por el carril más a la izquierda posible y gracias a los cuales dinero de nuestras arcas se destina a incontables paneles de “tramo de concentración de accidentes” .



Una vez oí que curiosamente la mayoría de los incendios forestales se originaban a partir de las 20:30 de la tarde coincidiendo y recalco curiosamente, con el término de la jornada laboral de los hidroaviones, no se si esos datos serán ciertos o correctos pero al menos hace que pensar. También algunos artículos leídos dan para una misera hora de pensamientos a cerca del asunto y ya no solo por su incontestable titular “2009, el peor año de la década en grandes incendios forestales” si no también por su contenido, “70.000 hectáreas” que para los más eficientes y capitalistas corresponde con “385 millones de euros”. Datos estos si incuestionables que no hacen mas que agravarse con el transcurso del tiempo, porque recordemos que no es un problema puntual, si no que es acumulativo, a las 70.000 ha arrasadas del curso pasado debemos sumarles las de todos los años venideros.

Obviamente hay un problema y ante problemas lo correcto es encontrar soluciones ¿no? Pues calentémonos el coco y pongamos parches, porque dos cosas, no queda bonito encontrar un bosque gris y calcinado ¿verdad? Y segundo, ahora ponernos a empapelar juzgados con papelitos e historias de colillas olvidadas o contratar brigadas de vigilancia es mucho follón. Mire señor medioambiental, porque ni me preocupo de investigar que carrera ha cursado usted ni que formación tiene, solo se que mi secretaria en mi torre de Madrid me dio su número, necesito que solucione el problema rápida e indoloramente, amén de si una propina obtenemos a cambio mejor.

Pues allá por el franquismo tuvieron la gran idea de reforestar y parecieron encontrar tan grata solución, una política de reforestación mediante especies de crecimiento rápido, el pino y principalmente el eucalipto. Además y por si no fuera poco, se pensó; humedales para que. No buscan árboles pues de lo que buscan tendrán y eucaliptos también fueron empleados en los proyectos de desecación de numerosos humedales, si, han leído bien. Justificación no tienen pero si al menos cierta parte de incompetencia e ineptitud. Pero volviendo a la actualidad y siguiendo con mi camino de asombro e incredulidad por las numerosas hectáreas repobladas con hileras e hileras bien plantaditas una detrás de otra de eucalipto, surgen en mi mente nuevas preguntas que rápidamente alcanzo a encontrar su pertinente respuesta ¿no sería mejor una reforestación con especies autóctonas del lugar? O si no son autóctonas, ¿con especies no invasivas propias de cada región?. Y es que una ley no escrita en esto de la política dice que mientras tenga un mínimo de coherencia y apoyo popular, se aceptará todo aquello que aparte de mantener al rebaño contento aporte algo de ganancias.

El eucalipto para quien no lo conozca es una especie propia de Australia donde comparte con nosotros el clima mediterráneo pero por contra y a diferencia de las especies a las que ha suplido su necesidad de agua es mucho más elevada y fuentes fiables afirman que aporta cierta toxicidad a arroyos y riachuelos cercanos a ella. Otro aspecto que resalta de esta especie es su elevada competitividad, puesto que necesita una zona bastante amplia para el solo, para que sus raíces puedan expandirse lo suficiente para garantizar su anclado, evitando de esta forma que otras especies, estas si, oriundas del lugar, puedan rebrotar y ocupar su espacio natural. Presenta además un rápido crecimiento para lo cual necesita generar una gran cantidad de hojas que capten y aporten la energía necesaria. Estas hojas están insertadas en sus correspondientes ramas y con forme el individuo va creciendo necesita desprenderse de ellas para que otras un tanto mas elevadas suplanten su finalidad, como consecuencia una gran cantidad de hojas y hojarasca seca es generada siendo bastante inflamable y propensa a arder. Todas estas razones serían más que suficientes para que cualquier entendido que se precie desestimara el repoblar con esta especie, pero justamente por su rápido crecimiento con su utilidad para paliar el déficit de madera existente en muchas regiones del mundo, parece suficiente argumento para derrocar todos los anteriores.

Estancia y contemplación de la maravilla gallega, 2316 kilómetros después llegué al clima mediterráneo que es mi casa y que pese a la sequedad de estas fechas es un bastión muy importante que debemos valorar y conservar y no puedo exigir, pero si promover con semejantes a este, de que se cuide lo que tenemos porque es único y por ello de incalculable valor.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Grubial

Grubial
Grupo de biología alicantina

Datos personales

Mi foto
Alicante, Valencia, Spain
Estudiante de biología en la Universidad de Alicante, aunque valenciano de nacimiento. Cofundador de la iniciativa Grubial.

Hyla

Hyla
Sociedad de estudio y divulgación de la naturaleza

Seguidores

Blex

Blex
El sonido del nuevo Pop alicantino

Visitas

Salamanquesa

Salamanquesa
Tarentola mauritanica

Clavel

Clavel
Dianthus broteri subsp. valentinus

Matamoscas

Matamoscas
Amanita muscaria

Escarabajo rinoceronte

Escarabajo rinoceronte
Oryctes nasicornis

Naranjo

Naranjo
Citrus sinensis

Copa violeta

Copa violeta
Peziza violacea

Salamandra

Salamandra
Salamandra salamandra

Nazareno

Nazareno
Muscari neglectum

Lechuga de mar

Lechuga de mar
Ulva lactuca

Pez verde

Pez verde
Thalassoma pavo

Corregüela grande

Corregüela grande
Convolvulus althaeoides

Liquen

Liquen
Xanthoria parietina

Oruga esfinge de las lechetreznas

Oruga esfinge de las lechetreznas
Hyles euphorbiae

Arañuela

Arañuela
Nigella damascaena

Alga roja

Alga roja
Peyssonelia squamaria

Salamanquesa rosada

Salamanquesa rosada
Hemidactylus turcicus

Esponja

Esponja
Sarcotragus spinulosus

Seta de olivo

Seta de olivo
Omphalotus olearius

Lirón careto

Lirón careto
Eliomys quercinus

Alga de vidrieros

Alga de vidrieros
Posidonia oceanica

Seta calabaza

Seta calabaza
Boletus edulis

Araña tigre

Araña tigre
Argiope lobata

Borraja

Borraja
Borago officinalis

Cola de pavo

Cola de pavo
Padina pavonica

Abejarruco

Abejarruco
Merops apiaster

Alcaparra

Alcaparra
Capparis spinosa

Salpa

Salpa
Sarpa salpa

Caulerpa

Caulerpa
Caulerpa prolifera

Hongo ameboide

Hongo ameboide
Mucilago crustacea

Escarabajo

Escarabajo
Paratriodonta alicantina

Gladiolo

Gladiolo
Gladiolus illyricus

Musgo

Musgo
Bryum argenteum

Gallipato

Gallipato
Pleurodeles waltl

Orquídea avispa

Orquídea avispa
Ophrys tenthredinifera

Pata de perdiz

Pata de perdiz
Chroogomphus rutilus

Anémona

Anémona
Anemonia sulcata
Con la tecnología de Blogger.